Mecánica Cuántica: El futuro de la Humanidad

115 años tuvieron que pasar para que la humanidad le diera importancia a un sin fin de cálculos, hipótesis y números sin aparente orden, una variación del entendimiento de la naturaleza y el universo.

La teoría de la Mecánica Cuántica. En realidad nadie sabe de donde venimos ni a donde vamos, somos una especie de parásitos arenosos en la inconmensurable infinidad del universo, seres que intentamos imaginar como se creo el universo, como funciona y sobre todo, que beneficios podemos adquirir de ese conocimiento, pues según Jaime Maussan algunos otros seres ya lo han logrado y los envidiosos esperan que entendamos su lenguaje y señas para compartirnos su saber, bueno tal vez sea más rápido prender el acelerador de partículas en el CERN-Suiza y ponernos a jugar con él.

Tal como lo trató de explicar el negrito de “Interstellar”, la base de la mecánica cuántica es la teletransportación, ¿de qué? de luz, o materia acelerada a la velocidad de la luz, que, como Einstein predijo, ésta dejaría de ser materia al llegar a tal velocidad y se convertiría en energía lumínica. E=mc^2. Muchos datos de estos serían aburridos de explicar, por eso pasaremos a la aplicación más prometedora de la teoría.

La Computación Cuántica. Imposible de hackear, imposible de laguear, imposible de limitar la velocidad, es literalmente la “transportación” de 1 ‘s y 0 ‘s, es decir datos, de un punto A a un punto B sin tener contacto con cable alguno o señal o camino, para entendimiento popular, la información sería instantánea.

Desde luego que esto implica una migración de sistemas y redes global, a estas alturas estamos como cuando llego la computación y sus monstruosas máquinas de tamaños colosales y con apenas 16 bits de ram. Ahora nos enfrentamos a la divina comedia de entender el caprichoso movimiento del electrón a través del espacio y como doblar la velocidad de la luz a través del universo. Ignorando todo aquello aprendido de la teoría de la relatividad espacio, tiempo y gravedad.

Con nuestros monstruosos celulares de apenas 4gb en ram y que aún tenemos que conectar a una red para transmitir datos, no hacemos más que revisar nuestras redes sociales y bloquear personas en mensajerías instantáneas, así sonaremos dentro de un par de décadas, minimizando la tecnología actual. Sin embargo el camino aún resulta largo y complejo, la ciencia es básicamente Física y ésta a su vez es básicamente Matemáticas, oh si! esas cosas del diablo que nos limitan al entendimiento lineal, muchos dirían que equivocadamente.

Nuestro cerebro no esta diseñado para entender la cuántica del universo, no entendemos porque un electrón aparece y desaparece sin razón o por qué puede una partícula existir en dos lugares al mismo tiempo (superposición cuántica), nuestro entendimiento es meramente experimental, el cerebro cree que lo que percibe a través de los sentidos, es la realidad, pero en cambio solo es una fotografía de trillones de electrones y partículas elementales viajando caprichosamente a través del espacio y el tiempo, cada que usamos los sentidos, recibimos esa fotografía y la almacenamos como recuerdo componiendo un entendimiento de nuestro entorno, es por esto que resulta complicado entender lo que no podemos ver o percibir, como el resto del universo por ejemplo.

Sin embargo los Beakman del nuevo siglo y sus falsoscopios de millones de dolares, saben como percatarse de esa realidad “real” y gracias a un experimento con prismas y fotones proyectados y transportados de un lugar a otro se pudo registrar lo que sería el primer suceso de Teletransportación cuántica artificial en nuestro sistema solar, generado por el humano. Sí, Spock estaría orgulloso.

 twjxezilf352pljk3c19

Aunque es demasiado pronto (e inútil) imaginar con la teletransportación cuántica en seres vivos y en especial humanos, pues en realidad sería imposible o al menos inviable. El proceso técnicamente se trata de destruir la partícula en el punto A y reconstruir una idéntica en el punto B sin perder un solo valor o información, aunque esto sea posible en seres vivos, debemos saber que aquel que aparezca en el punto B, sería un ser completamente nuevo, idéntico si, pero sin todas aquellas experiencias y nociones que el primer ser, del punto A, había acumulado en su haber, probablemente el segundo ser aparezca sin vida, sin aliento, sin saber como respirar incluso, tal como un bebe saliendo del útero, horrorizado por la experiencia sensorial abrumadora de su alrededor. Algo tétrico ciertamente, pero sobre todo inhumano, pues estaríamos jugando a ser dioses y de eso no se trata la ciencia, sino de algo más útil para la humanidad.

Resumen.

La física como ciencia se ha dividido en dos grandes vertientes: La relatividad general y la Mecánica cuántica, cada una con sus respectivos fanboys, muriendo por defender sus conocimientos y predicciones del futuro de la humanidad. Desde que Einstein propuso la teoría de la relatividad especial (percepción del observador) junto con la del Big Bang (necedad científica por imponer un principio) se habrían adueñado del entendimiento racional y todos las dábamos por ciertas e irrefutables, muchos se atrevían a decir que gracias al trabajo en átomos y su correspondiente fusión (uranio), la energía atómica era el futuro de la humanidad, mientras que la historia, la segunda guerra mundial, godzilla y los demás desastres nucleares nos demostraban lo contrario.

Incluso hoy en día con cada reactor encendido y con cada acelerador de partículas funcionando a lo largo del planeta se corre un riesgo inminente de crear por accidente (uno muy grande) un pequeño agujero negro que terminaría con toda la materia en años luz al rededor de él. Todo esto por no saber que jugar con la energía liberada de reacciones atómicas es antinatural y derecho único de la creación de galaxias, no de nuestra ambiciosa sed de energía infinita, cosa que el Dr. Octupus aprendió demasiado tarde. Aún así la energía atómica (bien controlada) es ciertamente la energía más limpia del planeta, solo por detrás de la solar.

maxresdefault

Es por eso que la comunidad científica se ha volcado de lleno a las teorías cuánticas como tren de avance hacia el entendimiento del origen y el futuro, incluso se empieza a tomar en cuenta lo que Sheldon Cooper tanto defiende, la existencia de un multiverso en una teoría de cuerdas relacionadas todas entre sí y que solo toman forma y sentido hasta que se decide por alguna de ellas, algo así como lo que exponía Griffin el último arcaniano de MIB III.

La colonización espacial esta cada vez más cerca y no hablo de Marte o la Luna, sino viajes intergalácticos que no solo serían posibles, sino también potencialmente útiles en el entendimiento de nuestra existencia y por consiguiente, el futuro mismo de nuestra raza, no tendremos alas pero volaremos (cuánticamente) más lejos de lo que alguna vez soñamos. (Claro, con robots, ya dijimos que humanos y perros y changos esta mal eh, inhumano dije)

Se empezó por el descubrimiento de la partícula de Dios, el bosón de Higgs, una partícula elemental, encargada de generar campos para que aquellas partículas que interactuen con ella se precien de la existencia misma, generando así la presencia de masa, cosa que predijeron los relativistas pero que no sabían como comprobar. La luz y sus fotones no tienen masa por ejemplo y es debido a la ausencia del bosón de Higgs, es algo así como un referí de la vida. Un premio nobel más para el CERN.

La dificultad de estudiar un electrón es que nunca se sabe donde ni cuando estará presente para tomarnos una selfie con él, es virtualmente imposible “cazarlo” puesto que su física interdimensional no le permite estar “parado” en un solo lugar. Suena familiar eso? sí, de ahí comprendimos la teletransportación cuántica. A cada segundo que estamos presentes, estamos siendo atravesados por partículas desprendidas del sol, electrones en viajes cuánticos, etc.

Las aplicaciones serían incalculables, no solo en viajes, sino en medicina, entretenimiento, videojuegos (eeeeh), telecomunicaciones, educación, etc. Pero lo que realmente podríamos apreciar de la cuántica sería que en medio del caos que significa un electrón y su indisciplina, existe un orden perfecto con el cual hemos convivido desde que nacimos y solo reconocemos la belleza de ese orden a través de un nombre: Vida.

Fuentes: quo.mx, nuclecu.unam.mx, cienciapopular.com, eluniversal.com.mx/ciencia

 

fuente:  qbotica

Galería | Esta entrada fue publicada en Ciencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s