La desigualdad según Aznar

Jesús Cuadrado *

 

Este año, en el llamado ‘campus’ de verano de FAES, el ‘tanque de ideas’ de la derecha española, tocaba atacar el tema de la desigualdad social. El resumen lo hizo José María Aznar. A quienes dicen que en España hay una banda de ricos a la que castigar, “resulta que ni es tan banda ni es tan rica”, les replica. Los del ‘campus’ solo añadieron una nadería de casi doscientas páginas de vergüenza ajena, con indicadores de distribución de riqueza deformados, incomprensibles, adobados con argumentos infantiles cogidos de aquí y de allí. En el circo FAES lo que interesa es Aznar ‘el estadista’ frente a una cámara de TV.

 

La hoja de ruta la marca el timonel. El programa para este curso: si los progres eligen la desigualdad social como arma de combate, hay que inutilizarles ese arsenal. Y si los datos no sirven, se cambian. Así, en ‘El Informe’, utilizando tasas absolutas de pobreza, de no importa qué tipología, en vez de las habituales tasas relativas, que emplea hasta Cáritas, ya está: de un plumazo, FAES consigue reducir, dicen, de ocho a tres millones los pobres de España. Entérate Montoro, antes de hacer una declaración contra las ONG, tienes que hacer ‘El Informe’.

 

Dijo más cosas Aznar en diez minutos gloriosos de vídeo. Por ejemplo, sobre la educación y la desigualdad de ingresos. “Una mayoría de hijos en España replican intergeneracionalmente los mismos niveles de los padres”. Si no te lo crees, mira el vídeo, minuto seis. En el origen de las situaciones de desigualdad y pobreza, genética pura. ¿Cómo no se nos había ocurrido a los progres? Ahí están los éxitos de los hijos de José María Aznar y Ana Botella, como J. M. Aznar Jr., con excelentes relaciones, de las que han informado los medios, con el fondo buitre que adquirió a buen precio cientos de viviendas de propiedad municipal, cuando aún era alcaldesa la madre. Réplica intergeneracional de los niveles de sus padres.

Web FAES (YouTube)

 

¿De dónde extrae estas ideas Aznar? Como aquellas de “os lo juro, hay armas de destrucción masiva”, todas proceden de los bien surtidos supermercados ‘neocons’ de EEUU. Como las de Tyler Cowen, influyente catedrático de economía, ideólogo contra la cohesión social. Tesis simples como las de su libro Se acabó la clase media: el crecimiento económico exige una inevitable concentración de la riqueza, y vamos, dice, hacia una sociedad con un 15% cada día más rico y un 85% de pobres, muy pobres, “que se quedarán en el camino”. Y nadie podrá cambiar esta tendencia, independientemente de lo que se piense “desde el punto de vista moral”; son datos, matemáticas, afirma.

 

Como muestra, su análisis sobre cómo se puede ahorrar el “inútil” gasto público en sanidad, en el que se empeña el “extremista” Obama. Se podría, mantiene Cowen, compensar “cuidando mejor de sí mismos” Por ejemplo, “haga más ejercicio, adopte una dieta sana, súbase a la bicicleta estática”. Los de  FAES le siguen al pie de la letra, aunque con más contención en las expresiones que pudieran espantar votantes. Por ejemplo, mantienen que en España no hay un problema de cantidad en el gasto social, sino de eficiencia; hay que gastar menos, pero mejor. Que pongan como modelo a los países nórdicos, con un gasto público en torno al 55% del PIB, es para mí un enigma, o tal vez un ejemplo más de descaro estos aprendices ‘neocons’ españoles.

 

Lo que realmente importa a la derecha española es anular el potencial de movilización política de la desigualdad. Sobre todo cuando, en esto, España se ha convertido en el enfermo de Europa. Aunque no haya sido noticia, España ya ha sustituido en 2014 a Grecia en el liderazgo de todos los indicadores sobre desigualdad de Eurostat. Los de FAES saben que el objetivo se logra manipulando datos. Jamás es neutra la manera en la que se busca medir la desigualdad, ni es ingenuo esconder la relación obvia entre pobreza y desigualdad, como pretende el socialista (¿?) Joaquín Leguina en un artículo publicado, por supuesto, en El País. Quien es calificado por Rubalcaba como “gran intelectual” no entiende que, si alguien se lo lleva todo, los demás serán pobres, o que la razón de ser de los partidos socialistas está, justamente, en esa relación. Cosas de este PSOE.

 

Thomas Piketty, investigador imprescindible sobre el tema, señala con acierto que el crecimiento de la desigualdad se apoya hoy, sobre todo, en “la eficacia del aparato de justificación” de la misma. Los de la internacional ‘neocon’, en la que militan los de FAES, lo saben, y actúan en consecuencia. Por eso es tan importante la batalla de los datos, de los indicadores, aunque Leguina no lo entienda, o cobre por no entenderlo. Por eso el PP se enfrenta a Cáritas por unos simples datos sobre pobreza. Por eso se manipulan los datos de la EPA, como ha vuelto a ocurrir estos días, para ocultar que el aumento de la precariedad y el paro de larga duración, la reducción en la tasa de cobertura del desempleo, o el aumento de los hogares con todos sus miembros en paro y sin ingresos, producen más pobreza y más desigualdad. El horizonte ‘neocon’ se acerca, con trabajadores pobres viviendo en “barrios de chabolas, aunque nunca las llamemos así”, como escribe el cínico Cowen.

 

Soy de los que dudan sobre a quién votar en las próximas elecciones, pero decidiré, seguro, pensando en la desigualdad. Metroscopia publicaba hace poco los datos de una encuesta en la que Albert Rivera y Pedro Sánchez serían los preferidos para políticas de consenso y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, para liderar políticas contra la desigualdad. Mala cosa para Pedro Sánchez. La izquierda se la juega en las respuestas al crecimiento desbocado de la desigualdad social en España, y no servirán tópicos, ni confundir el futuro con un pasado que ya no existe, como suelen hacer quienes se consideran “más de izquierdas” en el PSOE. Construir una política solvente contra la desigualdad es hoy el mayor desafío para quien aspire a liderar la alternativa al PP de Rajoy. En esto no sirven “películas del Oeste”.

 

A la espera, a fecha de hoy, sigo sin tener mi voto decidido.

 

(*) Jesús Cuadrado es militante y exdiputado del PSOE.

 

fuente  CuartoPoder.es

Galería | Esta entrada fue publicada en Actualidad, Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La desigualdad según Aznar

  1. Yvonne dijo:

    Gracias por estos artículos, son geniales, lo comparto!
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s