¿Es Podemos, o es la sociedad?

  • Asistimos al mayor cambio político vivido en este país desde hace muchas décadas.

#31e lleno

Mucho se ha escrito desde 2011, del cambio de modelo que una parte de la sociedad llevaba años reclamando y que se hizo un grito casi unánime en mayo de ese año, llenando las plazas de las principales ciudades del país con el grito de “No nos representan” y “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros” (entre otros).

La sociedad ha recorrido un largo camino desde entonces, madurando como unidad, con el empuje de unos y las trabas de otros, pero en general avanzando. Buena parte de esa unidad, ha entendido que una necesidad ya no podía ser algo que debiamos reclamar, si no más bien, algo por lo que debíamos trabajar. Cuando esa unidad se siente atacada como tal, ha demostrado que tiene capacidad para organizarse y luchar, para defender lo que considera que es justo. Es verdad, que no por ser una gran mayoría se está en posesión de la razón, pero bastaría fijarse en algunos ejemplos para ver que esa respuesta se organiza en casos de verdadera necesidad, ahí tenemos las Mareas; la blanca en defensa de la Sanidad, la verde en defensa de la educación, granate en defensa de los derechos de los emigrados (o exiliados), la PAH defendiendo el derecho a una vivienda digna … y muchos otros movimientos ciudadanos que no podría enumerar aquí.

En el avance de esa conciencia social, el trabajo realizado en defensa del grupo no daba el resultado deseado, y ese propio mecanismo de defensa maduró yendo un paso más allá y transformando el espíritu y el empuje de esos movimientos ciudadanos en un arma más efectiva, que trabajara desde dentro para dinamitar ese sistema anquilosado que no escuchaba las exigencias de cambio.

El primer aviso institucional a esa sordera, llego en la elecciones europeas de Mayo de 2014. En esas elecciones se estrenaba un partido recien nacido al calor de esos movimientos sociales, intelectuales y sectores de izquerda anticapitalista. Podemos se presenta en enero de ese mismo año, y con apenas 5 meses de vida, consigue 5 escaños en el parlamento europeo. El siguiente aviso llegaría un año después, en las elecciones autonomicas y municipales de Mayo de 2015, donde Podemos y sus confluencias (gente de la calle recien llegada a la vida política) se hacían con los ayuntamientos de las principales ciudades del país y una buena cantidad de otras más pequeñas.

A pesar de los ataques hacia los representantes de la formación, esta no ha dejado de crecer desde entonces. Esos ataques que tan bien habían funcionado siempre, dejaban de surgir su efecto en una sociedad cada vez más despierta y con mayor conciencia social. Así, en las recientes elecciones generales del 20 de Diciembre, Podemos (y confluencias) entraban con fuerza en el Congreso ocupando 69 de los 350 escaños. Es verdad, que todavía queda parte de la sociedad que se niega o no se atreve, a dar el paso necesario para seguir empujando en ese avance de conciencia social. Generalizando, diriamos que es a la gente mayor a la que más le cuesta seguir avanzando, aunque no siempre es así.

En esa lucha por el control social frente al crecimiento de la sociedad, ha surgido otro partido, que si bien no es nuevo, al estar formado por caras más jovenes y desconocidas, se ha tratado por parte del poder establecido de colocarlo a la altura de eso que han llamado la “nueva política”, para enfrentarlo a Podemos y tratar de frenar el ascenso de la indignación con los viejos partidos. Este intento tampoco les ha dado el resultado esperado, a pesar de haber conseguido canalizar parte de ese descontento, que de no estar ellos, hubiera acabado probablemente dando más fuerza a Podemos.

Por todo ello, creo que la sociedad ha demostrado que no son solo indignados gritando que quieren una Democracia Real Ya. Hemos demostrado, y lo seguimos haciendo cada día, que el tiempo de lo viejo se acaba, que en el crecimiento de esa conciencia ya no caben las tácticas de engaño que han mantenido en el poder a los viejos partidos y que la Democracia ya no sera solo votar cada cuatro años y callar el resto del tiempo. Hemos despertado y seguimos madurando.

Es mi opinión, medita la tuya: ¿Crees que esta actitud es una moda, quizas empujada por los tiempos de crisis que vivimos? o ¿crees que forma parte de esa evolución de la sociedad y que por lo tanto no tiene marcha atras?

Espero que sea esto último, porque de lo contrario nos espera un futuro complicado.

 

Salud y Conciencia.

Sidartavlc.

 

 

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s