El CSN desprecia a la mayoría del Congreso y sigue adelante con la reapertura de Garoña

  • EQUO denuncia que esta maniobra abre la puerta a posibilidad de que Nuclenor pueda pedir “lucro cesante” e indemnización millonaria si Garoña finalmente no se reabre.
El CSN también ha decidido no parar la actividad de la central de Almaraz pese al informe de los técnicos del CSN que detectaban graves fallos de seguridad.

La mayoría del pleno del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) ha acordado en la reunión de hoy dar el visto bueno a los informes favorables a la posibilidad de alargar la vida de la central de Garoña hasta los 60 años.

Desde el partido verde denuncian que además de la reapertura, se abre la puerta a una posible reclamación por parte de Nuclenor por “lucro cesante” que podría conllevar, de ser aceptada, una indemnización a cargo de las arcas públicas, como ya ocurrió con el caso del Castor. De hecho, advierten desde EQUO, Nuclenor ya reclamó “lucro cesante” cuando el gobierno de Zapatero decretó el cierre de la central; aunque en aquel caso el tribunal dio la razón al gobierno.

Para Juantxo López de Uralde, coportavoz de EQUO, “Esta decisión ratifica que el CSN está al servicio de las presiones de las eléctricas y del gobierno en funciones. Hoy el Consejo del CSN se ha burlado de la democracia y de la ciudadanía para favorecer los intereses del oligopolio eléctrico”. Precisamente el CSN es un órgano dependiente del Congreso y a pesar de exisitir una mayoría parlamentaria que pide el cierre de Garoña “el CSN hace oídos sordos” dice López de Uralde.

El pleno del CSN ha decidido no parar la actividad de la central de Almaraz a pesar del informe conocido hoy, y elaborado por el propio personal técnico del CSN, que alertaban de fallos de seguridad y establecían que no hay “suficientes garantías” de que las bombas de agua del sistema de servicios esenciales puedan operar con normalidad. “Después de lo que hemos sabido hoy sobre la central de Almaraz, no se puede entender de otra manera que se quiera intentar reabrir una central obsoleta y peligrosa”, ha declarado López de Uralde.

Desde EQUO, dentro del grupo parlamentario de Podemos, se han puesto en marcha varias iniciativas como la presentación en el congreso una PNL por el cierre definitivo de Garoña , la presentación de una carta dirigida al presidente del CSN exigiendo la paralización del proceso de reapertura hasta la formación de un nuevo gobierno, o la petición de comparecencia del Sr Martí ante la cámara baja.

Greenpeace califica de no democrático al CSN por desoír al Parlamento y continuar con la reapertura de Garoña

El Parlamento le remitió ayer al CSN una carta, firmada por los representantes de todos los grupos parlamentarios menos el PP, instándole a frenar la reapertura de Garoña

Greenpeace considera que la actuación del Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de continuar con la reapertura de la central nuclear de santa María de Garoña es una clara desobediencia a la petición del Congreso de los Diputados que ayer le pidió que “detuviera el proceso de evaluación hasta la formación de un nuevo Gobierno”, entre otras cosas.

“Insumisión es lo que el CSN está mandando como respuesta al Congreso de los Diputados ante su petición de paralizar la reapertura de Garoña” ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace.

A pesar de que el CSN ha comunicado que tendrá preparado el informe en el segundo semestre de 2016, la organización ecologista destaca que para la emisión de un informe definitivo al Ministerio de Industria es necesario que Nuclenor, la empresa propietaria de la central, realice varios estudios para los que no hay un plazo establecido.

El proceso

Nuclenor, empresa propietaria de la planta de Garoña (participada a partes iguales por Iberdrola y Endesa) solicitó en 2014 una licencia para que la instalación pueda operar hasta 2031, a pesar de que ya ha superado los 40 años en funcionamiento y de llevar más de tres años parada. Actualmente, el Consejo de Seguridad Nuclear está acelerando los trabajos de evaluación de Garoña, lo cual podría facilitar su reapertura si así lo aprueba el actual Gobierno en funciones.

La mayoría de los actuales parlamentarios y parlamentarias que forman el Congreso de los Diputados se oponen a la reapertura de la central nuclear, por lo que Greenpeace les instó a que llevaran a cabo una acción parlamentaria conjunta para paralizar el proceso mientras haya un Gobierno en funciones. Así, el Parlamento le remitió ayer al CSN una carta, firmada por representantes de todos los grupos parlamentarios menos el PP, pidiendo el freno de la reapertura de Garoña.

Greenpeace destaca la ausencia de participación pública en todo el proceso, apelando al derecho a la información y al medio ambiente. También denuncia la necesidad de un estudio de Impacto Ambiental y solicita que pidan al CSN que continúe con la orden de cese definitivo de explotación del 5 de julio de 2013, que aún está vigente.

Resumen del proceso de Garoña. La central nuclear de Garoña alcanzó el límite de su vida de diseño de 40 años en 2011 y tenía permiso de operación hasta el 6 de julio de 2013. En julio de 2012, el Ministerio de Industria revocó parcialmente la Orden Ministerial que establecía el cese de explotación hasta esa fecha. Nuclenor solicitó un aplazamiento para pedir esta nueva ampliación de vida, que no le fue concedido en 2012, pero sí en 2013. A pesar de que finalmente consiguió este aplazamiento no solicitó una nueva licencia y el Ministerio de Industria procedió a declarar el cese de explotación definitivo. Tras el cese, se modificó el Proyecto de Real Decreto para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos, que amparaba la posibilidad de una nueva solicitud de ampliación de vida para Garoña. El 22 de febrero de 2014 el Consejo de Ministros aprobó esta nueva norma y Nuclenor solicitó el 27 de mayo de 2014 una licencia para operar hasta el año 2031. No obstante, en diciembre de 2012 Garoña se desacopló de la red eléctrica alegando motivos económicos, motivo por el cual el 17 de julio de 2014 la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) le impuso la máxima multa posible.

 

Origen: Tercerainformación

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s