Abogados presentan una querella por prevaricación contra el juez que encarceló a los titiriteros

00000000 0

 

La Asociación Libre de Abogados (ALA) ha presentado este lunes una querella por prevaricación contra Ismael Moreno, el juez de la Audiencia Nacional que ordenó la entrada en prisión preventiva de los titiriteros de la compañía Títeres desde Abajo. Raúl y Alfonso, a petición de la fiscal Carmen Monfort, están acusados de enaltecimiento del terrorismo y crímenes de odio por representar una obra en la que aparecía una pancarta con la expresión ‘GORA ALKA-ETA’, que la Policía colocaba junto a un activista detenido.

Tras un extenso análisis de jurisprudencia, el escrito de los abogados concluye que “el magistrado querellado era plenamente consciente en el momento de dictar el auto de prisión provisional […] de que éste no cumplía con el canon interpretativo admitido por nuestros tribunales”.

El atestado policial y la propia declaración de los dos titiriteros fueron las únicas diligencias practicadas por el juez Moreno antes de ordenar prisión provisional para Raúl y Alfonso. A pesar de que la obra La bruja y don Cristóbal había sido representada antes en otras ciudades, el juez no comprobó las escenas que contenía, muchas de las cuales no se correspondían con las descritas en el atestado policial, como la violación de una monja, repetida en varios medios de comunicación.

“Pero es que, además, el auto contiene manifestaciones radicalmente falsas sobre el argumento de la obra y las escenas efectivamente representadas”, subraya ALA en su querella. “Estas expresiones nos llevan a pensar que el magistrado no conocía el contenido de la obra que estaba valorando al momento de dictar el auto”.

La falta de comprobación de la obra por la que están acusados los dos titiriteros se muestra también en la no contextualización de la pancarta dentro de la misma. “En la representación, el títere-policía coloca sobre el cuerpo inconsciente de la Bruja la referida pieza de utilería y le hace una fotografía con el objetivo de armar un montaje con el que incriminar a la Bruja. En palabras aún más sencillas: el muñeco malo coloca una pancarta al muñeco bueno con el lema ‘Gora Alka-ETA’ para que la gente piense que el muñeco bueno es malo y así detenerla”, explica el texto de la querella.

Desde la asociación de abogados listan hasta seis sentencias del Tribunal Supremo en las que se perfilan los elementos para que un hecho sea constitutivo del delito de enaltecimiento del terrorismo y que se resumirían en el ensalzamiento de actos terroristas. “No nos encontramos ante una conducta negligente o descuidada del magistrado. El señor Moreno, perfecto conocedor de la jurisprudencia del Alto Tribunal, construyó su argumentario sobre la omisión consciente de datos y la perversión maliciosa del razonamiento lógico”, apunta la querella.

La clasificación de la obra en el auto como “para público infantil” es también un error que, según apuntan los abogados, se podría haber evitado simplemente acudiendo a la página web de Títeres desde Abajo. En la web de la compañía de títeres, la obra La Bruja y don Cristóbal está incluida en la sección de Teatro Popular, no en la de Espectáculos Infantiles.

El auto del juez Moreno argumenta la prisión preventiva en el riesgo de fuga y reiteración del delito, sin embargo, según señalan desde ALA en la querella, en ningún momento entra a explicar estos motivos con la situación de los dos titiriteros. Tampoco explica en qué se basa para afirmar que existe el riesgo de que los dos detenidos “cometan otros actos delictivos”.

ALA señala como prueba de la falta de motivación real para decretar la prisión preventiva el auto posterior del mismo juez, del 10 de febrero, en el que ordena a la puesta en libertad con cargos, y unas duras medidas cautelares que pasan por la comparecencia diaria ante los juzgados, tras la polémica que generó su primera decisión.

El delito de prevaricación está castigado con penas de multa de hasta veinticuatro meses e inhabilitación especial para el cargo público por más de diez años. Fuentes judiciales tachan al juez Moreno como “uno de los preferidos de la Policía” y que los agentes “en ocasiones esperan a que él esté de guardia para llevar al Tribunal según qué casos”. Antes de juez, Moreno fue inspector de policía entre los años 1974 y 1983, y fue denunciado por falsificar las pruebas que llevaron a un hombre a la cárcel por homicidio.

Fuente

 

Origen: El Ventano

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s