Podemos y la prensa

  • La mayoría de las personas que le escucharon en la facultad de Filosofía aplaudió que expresara lo que los seguidores de Podemos sienten desde hace tiempo: que buena parte de los medios trata muy mal a su partido

Carlos Elordi

Pablo Iglesias ha reconocido que fue un error personalizar sus críticas a la actitud de algunos medios de comunicación hacia su partido. Acierta. Es, en efecto, un error dialéctico. Porque las relaciones entre la política y la prensa son demasiado complicadas como para que una anécdota sirva fácilmente para llegar a una categoría. Lo que no está del todo claro es si es también un error de cálculo político. La mayoría de las personas que le escucharon en la facultad de Filosofía aplaudió que expresara lo que los seguidores de Podemos sienten desde hace tiempo: que buena parte de los medios trata muy mal a su partido. Las posteriores reacciones en la red confirman la amplitud de ese sentimiento. Puesto en una balanza, ¿pesa más ese efecto positivo para los fines de Podemos que la dura reprimenda que Iglesias ha recibido en los medios? Puede que sí o puede que no. Pero habrá que verlo sobre la marcha.

En todo caso, el episodio es bastante inédito. (Al menos en España, que en otras partes algunos políticos a veces rompen el protocolo y se atreven a decir públicamente que no están dispuestos a seguir sometidos al batuqueo impenitente de la prensa: François Mitterrand fue el ejemplo más conspicuo de esa actitud). Y confirma que Podemos sigue teniendo una clara vocación de hacer las cosas de manera distinta a la habitual. Y ya se sabe que los innovadores corren riesgos. Sobre todo si actúan en el mundo del poder, o de los poderes.

La polémica que el asunto ha generado aún no ha terminado, pero da la impresión de que todos los argumentos posibles ya se han puesto encima de la mesa. La verdad es que no son muchos. Y casi todos, por no decir todos, no son precisamente nuevos. El de que lo que dijo Iglesias en Filosofía constituye un atentado contra la libertad de expresión, ergo contra la democracia, se cae si se escucha toda su intervención al respecto. Desde ningún flanco se puede llegar a concluir que el jueves pusiera en duda ese principio. Faltos de esa base, como prueba de sus acusaciones alguno de esos críticos ha recurrido, deformándolo sin recato, a aquel punto del programa electoral de Podemos que proponía un mejor control de los medios de comunicación estatales. Son ganas de rizar el rizo, sobre todo a la vista de lo que ocurre hoy, y desde hace años, en esos medios.

Iglesias y Podemos se ganaron por méritos propios un espacio y sólo en algunos medios contados, que, eso sí, mejoraron sustancialmente sus audiencias justamente gracias a que los exponentes de la nueva formación aparecían en sus programas

Se han dicho otras muchas cosas. Muchas de ellas en perfecta sintonía con las invectivas que Podemos viene recibiendo desde que se vio que era una fuerza política en ascenso y que había entrado en escena con vocación de ser todo lo protagonista que pudiera. O simplemente repitiéndolas una vez más, como la denuncia del ‘estilo bolivariano’ que ha hecho el editorial de El País. ¿Qué creerán algunos que ellos mismos entienden por eso?

Poco hay que decir ante lo demasiado repetido. La batalla política en democracia tiene eso de malo. Que una y otra vez se dicen las mismas cosas, con el único objetivo, no pocas veces eficaz, de que algún elector termine cediendo a la presión del mensaje. Pero eso vale para los partidos y su propaganda. Y no debería valer para el periodismo, que si por algo debería caracterizarse es por contar cosas nuevas.

Sin embargo, merece la pena pararse un momento sobre uno de los argumentos que ha vuelto a la palestra en las últimas horas. El de que Podemos, y en particular Pablo Iglesias, debería estar agradecido a los medios porque fueron éstos los que le hicieron popular, abriéndole sus puertas. Porque la realidad difiere bastante de ese aserto. Cabe recordar, de entrada, que los primeros que defendieron esa tesis fueron los dirigentes del PP y que lo hicieron para acusar a los propietarios de esos medios por haberse dejado meter un gol o por no haber respetado las consignas de control sin fisuras que impartía La Moncloa.

Pero, además, Iglesias y Podemos se ganaron por méritos propios un espacio –sólo durante un tiempo, que acabó muy pronto, cuando se comprobó que su cosa iba en serio- y sólo en algunos medios contados, que, eso sí, mejoraron sustancialmente sus audiencias justamente gracias a que los exponentes de la nueva formación aparecían en sus programas. Porque no hace falta ser un especialista para concluir que desde que anunció que se presentaba a las europeas de 2014, la gran noticia política española ha sido Podemos. Ningún periodista puede negarlo. Unos pocos lo vieron muy pronto, tomaron la decisión profesional de que lo que tenían que hacer era dar cancha a Podemos y supieron vencer las resistencias que esa opción generó en sus empresas. Bien pronto más de uno de esos avanzados cedió a las presiones y tiró la toalla. Y hoy estamos donde estamos: con la mayoría abrumadora de los medios beligerantemente en contra de Podemos. En sus editoriales y opiniones y en la información que publican, aunque no pocas veces los hechos no la justifiquen ni la confirmen posteriormente.

Las simpatías políticas no jugaron papel alguno en la apertura de algunos medios a Podemos. Los intereses profesionales se conjugaron con la deontología de un oficio en el que la noticia debe mandar por encima de todo. Un ejemplo próximo puede ayudar a entender la cosa. En Francia acaba de hacer acto de presencia en la escena política un movimiento, La Nuit Debout, que tiene bastantes concomitancias con Podemos, aunque todavía es demasiado incipiente como para intuir en qué puede terminar. Pues bien, los medios franceses, que en su mayoría no son precisamente de izquierdas, se han volcado con el fenómeno. Le Monde le ha dedicado varios reportajes, alguno de dos páginas. Y ningún poderoso ha rechistado. Nadie ha denunciado aviesas intenciones.

En definitiva, que Pablo Iglesias cometió un error este jueves. Pero su desliz no fue un disparate. Ni tampoco hizo algo que vaya a cambiar la realidad de las relaciones entre Podemos y los medios. Lo único que aún no se sabe es cómo va a afectar el asunto, y el enfado que ha producido entre muchos periodistas, a la imagen de Pablo Iglesias. Caben hipótesis de signos opuestos e intermedio. Lo que no se puede olvidar que hay mucha gente en España que está casi tan harta de los periodistas como de los políticos.
hazte socio/socia

 

Origen: ElDiario.es

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s