26-J: No te abstengas, es lo que quieren

AGUSTíN MORENO | Publicado: 4/5/2016

firma_decreto_convocatoria_elecciones

El rey Felipe VI y el presidente del Congreso, Patxi López, ayer, en el Palacio de la Zarzuela, durante la firma del decreto de disolución de las Cortes y de convocatoria de nuevas elecciones. / Efe-Casa Real

Estamos ante una situación insólita: la convocatoria de nuevas elecciones seis meses después de haberse celebrado las anteriores. Y es cierto que tienen responsabilidad los partidos políticos con representación parlamentaria suficiente para poder formar gobierno. Pero no todos por igual. El PP ni ha intentado la investidura por la falta de apoyos tras haber actuado como un gobierno de hooligans y por su liderazgo cesarista. El PSOE era el único que podía haber formado gobierno si no se hubiera enrocado con el pacto con Ciudadanos (C’s). El vértigo a pactar con la izquierda ha malogrado la formación de un gobierno progresista. La responsabilidad es sólo suya, porque a Podemos e IU ni les quería ni podían abstenerse ante un gobierno PSOE-C’s sin riesgo de romperse. 

Ahora todo el mundo acusa genéricamente a los líderes de los partidos. Desde los editoriales de la prensa a tertulianos, cantantes y ciudadanos de calle o de barra de bar. Es una acusación simplona que conecta con el rechazo popular hacia la llamada “clase política”. Por supuesto, los “políticos” tienen muchas culpas, incluso hay que considerarles, como a todo poder, sospechosos de poder incurrir en mala conducta, visto lo visto en materia de corrupción. Ahora bien, las cosas son mucho más complejas y la brocha gorda sirve para exacerbar los más bajos instintos hacia la antipolítica y estimular la no participación ciudadana. Es como lo de enfatizar el coste de las elecciones, algo que es el chocolate del loro si tenemos en cuenta el gasto militar o el saneamiento de la banca. Que sean austeros, por supuesto, pero bien empleado estaría ese dinero si sirve para elegir un gobierno decente, competente y al servicio de la mayoría social.

Las cosas son más complejas y profundas. No son las personas, es el sistema el que falla. Hay dos grandes cuestiones que están detrás del fracaso a la hora de pactar fórmulas de gobierno y, si nos quedamos con lo superficial, no entenderemos por qué nos puede volver a suceder.

Por un lado, está la maldición del bipartidismo. Estamos pagando la herencia de un sistema político que se ha construido sobre la base de dos partidos de la máxima fidelidad para el régimen del 78. Y este turnismo, con paralelismos con el de la primera Restauración borbónica, se construyó sobre la base de la ley electoral y la aplicación de la regla D´Hondt para evitar cualquier sobresalto. ¿Nadie consideraba una anomalía democrática que nunca, repito, nunca en casi cuarenta años de democracia haya habido un gobierno de coalición en el ámbito del Estado?

Pero el bipartidismo se acabó. Ha durado hasta que se ha empezado a romper por la aparición de nuevas fuerzas políticas que han acabado con el monopolio de la representación. Se ha pasado a un modelo pluripartidista que no se sabe gestionar. Sin embargo, la experiencia en los ámbitos municipales y autonómicos es muy diferente. Son numerosos y habituales los gobiernos fruto del pacto de varios partidos y muy pocos los bloqueos. ¿Cuál es la razón si son los mismos partidos y el mismo clima político? La causa hay que buscarla en que las circunscripciones electorales en los ayuntamientos y comunidades autónomas permiten un reparto más proporcional de la representación. Esa expresión de la pluralidad obliga a la negociación como hábito, a ceder, a alcanzar acuerdos, a gobernar con otros. Ha creado una cultura política tan distinta que parece que estamos en países diferentes.

La otra gran cuestión que dificulta el pacto es la ruptura de los consensos por el maximalismo neoliberal y conservador de la derecha española, algo que creían impune. En la última legislatura el PP ha gobernado como si el país y sus instituciones fueran su cortijo. Ha aplicado brutales recortes, ha contaminado y controlado a poderes constitucionalmente independientes, ha aplicado el rodillo parlamentario imponiendo leyes descabelladas. Gobernaban como si el poder fuera eternamente de su propiedad. Olvidaron las reglas de la democracia y han perdido una amplísima mayoría absoluta en una sola legislatura.

Se ha roto el principio de respeto a temas tan sagrados como la educación y la sanidad pública, los derechos y las libertades, la independencia de la justicia. Ello convierte en prácticamente imposible el pacto con los responsables del desaguisado si no es para revertir su política. Las situaciones de bloqueo se pueden volver a repetir. Por más que se empeñe la derecha, el Ibex –y algunos barones y viejas glorias del PSOE- no es viable una gran coalición tras el 26-J. ¿Se imaginan al PSOE aceptando un gobierno presidido por Rajoy y con Rafael Hernando de portavoz? Sería la crónica de un suicidio político anunciado como el de los socialistas griegos.

La única forma que tiene de gobernar la derecha es que esta vez sí les dé la suma de escaños y apliquen un “pacto a la madrileña” entre PP y Ciudadanos. Es la única apuesta que le queda a Rajoy. Algo que, dicen las encuestas, no hay que descartar si aumenta la abstención, que es precisamente lo que se busca. Únicamente puede impedirlo la unidad ilusionante entre Podemos, Izquierda Unida y las Confluencias territoriales con un programa avanzado de cambio social y regeneración democrática. La exigencia de unidad es un clamor de la calle, de ahí la gran responsabilidad que tienen en alcanzarla, porque no hacerlo se traduciría en una elevada abstención en la izquierda.

Pero más allá de la coyuntura, se tienen que producir cambios políticos concretos. La derecha tendría que cambiar de dirigentes y resituar su posición en el tablero político, que pasa por no gobernar en exclusiva para las élites económicas y al servicio de la iglesia católica más conservadora. Pero, sobre todo, hay que acometer cambios estructurales. Urge una nueva ley electoral que represente más fielmente la realidad política del país y no basada en el ventajismo. Hay que blindar los servicios públicos y el patrimonio de todos frente a recortes y privatizaciones. Debe implementarse con urgencia un plan de rescate ciudadano que garantice alimento, vivienda, trabajo y la reducción de las desigualdades. Es necesario abordar un nuevo marco territorial afrontando democráticamente la situación de Cataluña. Todo ello tiene que ver con la apertura de un proceso constituyente, muy participado por la ciudadanía, que reformule y aumente la calidad de nuestra democracia.

Pero para que ello sea posible, como dice el refrán, “ojo al cristo que es de plata”. La campaña de la antipolítica busca fomentar la abstención y ello tiene consecuencias. Si se desmoviliza la izquierda la derrota es segura, o dicho de otra manera, menor participación electoral beneficia directamente al PP. Don Antonio Machado ya recomendaba: “Haced política, porque si no la hacéis alguien la hará por vosotros y probablemente contra vosotros”.

Origen: CuartoPoder.esn

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s